Archivos para 17/01/07

17
ene
07

Carmen de la Jara & Generación Tango – Gardel & Piazzolla, inmortales – 2004

En este disco, aparte de incluir los temas clásicos flamencos empieza su inquietud por la fusión de culturas musicales con temas como “Que no daria yo” de Perales y “Desde aquel dia” de M.Alejandro.

Su técnica, temperamento y dulzura la convierten en una interprete ideal para la balada romántica flamenca.

En 2003 saca al mercado su segundo disco ” Café de Levante” donde fusiona el flamenco con otras musicas hasta que en éste disco ” Gardel&Piazzolla-Inmortales” fusiona con su voz el flamenco y el tango argentino

Acompañada por el Quinteto “Generación Tango” e incluyendole en un espectaculo teatral titulado “De Cádiz a Buenos Aires”, que girará por Teatros de toda España y otros paises, habiendose estrenado el 2 de Septiembre pasado, en el Festival Internacional de Espantapitas (Almeria) con un gran éxito y previsto su presentación en Cádiz el 11 de Marzo en el Gran Teatro Falla.

Temas

1. Recitado 2. Uno 3. Madreselva 4. Por una cabeza 5. A media luz 6. Taconeando 7. Libertango 8. Caminito 9. Zita 10. Contramilonga a La Funerala 11. Cumparsita 12. Verano porteño 13. Adios Nonino

Link:

http://rapidshare.com/files/12055899/RBerdi_Carmen_de_la_Jara___Generacion_Tango-Gardel_Piazzolla-Inmortales.rar.html
17
ene
07

Piazzolla en los EE.UU. (Es una opinión sobre Piazzolla referida a sus actuaciones en dicho país – RBerdi)

TANGO Reporter

http://www.webcom.com/reporter/nota-piazzolla.html


Piazzolla en los EE.UU.

Por Carlos G. Groppa


La tarde del 6 de setiembre de 1987, Astor Piazzolla con su Quinteto dio un concierto al aire libre en el Central Park de New York, ante una multitud de más de 4 mil personas congregada bajo una fina lluvia.

Transmitido por la estación de radio WNYC93.9 y luego difundido en un CD, es considerado el mejor concierto grabado de Piazzolla.

Su Quinteto, con Pablo Ziegler (piano), Fernando Suárez Paz (violín) Horacio Malvicino (guitarra eléctrica) y Héctor Console (contrabajo), y Piazzolla (bandoneón), electrizó a la audiencia que permaneció incólume a pesar de la persistente lluvia. Piazzolla estaba recogiendo en los EE.UU. lo que había sembrado.

El bandoneonista no era ajeno al ambiente. Se había criado en esa ciudad, residido por tres años a partir de 1958, y regresado en 1965 con su Quinteto para dar un concierto en el Philharmonic Hall.

A partir de esa fecha, Piazzolla volvió periódicamente a los EE.UU.. Pero sus constantes giras durante la década de 1980 lo convertirían en la mayor fuerza de divulgación del tango, un tango no bailable, sólo para ser escuchado. En otras palabras, un tango de concierto, su tango, la música de Buenos Aires como él la llamó.

En ese lapso de tiempo su música se hizo tan conocida como su rostro. Sus discos inundaron el mercado discográfico, y su imagen ilustrando tapas de revistas especializadas, reportajes periodísticos, programas de festivales y entrevistas televisadas, lo convirtieron en una figura familiar y conocida, aún para los no amantes del tango.

Astor Pantaleón Piazzolla

Nacido el 11 de marzo de 1921 en la ciudad balnearia de Mar del Plata, Argentina, Astor Piazzolla fue llevado a los EE.UU. cuando tenía 4 años.

Criado en el barrio italiano de Little Italy de New York, aprendió a tocar el bandoneón, regalo de su padre, a temprana edad. Después de completar la escuela secundaria, estudiar música con el pianista Bela Wilda, discípulo de Rachmaninov, y escuchar a Gershwin y Ellington, regresó a la Argentina con su familia a principio de 1937,llevando su destino musical marcado.

Tenía 16 años de edad y había conocido y trabajado con Carlos Gardel mientras éste filmaba allí “El día que me quieras”.

Regreso a New York

Combatido insistentemente por los tangueros tradicionalistas, después de pasar por un período de incertidumbre en su carrera, Piazzolla consideró seriamente regresar a los EE.UU..

El imprevisto encuentro en un bar de Buenos Aires con George Greeley, un productor de la Metro, apresuró los acontecimientos. Habiendo escuchado al Octeto y fascinado por su creatividad, Greeley tentó a Piazzolla para que fuese a la Meca del Cine a escribir musica para películas. Era el empujón que necesitaba.

En febrero de 1958, Piazzolla voló a New York sin su familia -meses más tarde llegaría su esposa e hijos- para recibir la noticia de que Greeley había muerto. Instalado nuevamente en la ciudad en la cual pasó su infancia, se vio obligado a aceptar pequeños trabajos para sobrevivir mientras resolvía sus trámites gremiales con la Unión de Músicos.

Echando mano a su versatilidad musical, Piazzolla acompañó a un cantante que se presentó cantando tangos en inglés en el programa de televisión “The Garry Moore Show” por CBS, hizo arreglos para la cantante Graciela de la orquesta tropical de Machito, organizó un quinteto con el que grabó dos discos, musicalizó un ballet para la coreógrafa Ana Itelman a estrenarse en Puerto Rico, escribió una cantata basada en la historia de Jorge Luis Borges “El hombre de la esquina rosada”, y trabajó musicalmente con un ballet para la pareja de bailarines Juan Carlos Copes y María Nieves. Todo no muy a su gusto, y muy lejos de lo que él pretendía hacer.

En esos momentos de agitación emocional surgió Adiós Nonino, tango que luego quedaría como su obra más identificatoria, escrito en homenaje a su padre recién fallecido en la Argentina.

“Jazz-tango” y el vacío:

Entre toda esta actividad artística, lo más positivo es la grabación, hecha a mediados de 1959, de dos LPs de “jazz-tango”: uno con orquesta y coros, el otro con un quinteto. Si bien Piazzolla consideró estos discos como uno de sus “pecados capitales”, sembró con ellos una semilla con cierto aire de tango que lo mantuvo creativamente vivo en New York .

Lo de “jazz-tango” fue más que nada un gancho publicitario, ya que sus grabaciones muy poco tenían de jazz, salvo su instrumentación. Tampoco tenían mucho de tango, salvo su cadencia.

El primero de estos LPs, “An Evening In Buenos Aires”, realizado con orquesta y coros, contiene sólo dos tangos, Niebla del Riachuelo y Adiós muchachos, y según palabras de Piazzolla, “era realmente espantoso”.

El segundo, titulado “Take Me Dancing!”, llevaba en la portada el agregado de “The Latin Rhythms of Astor Piazola [sic] & his Quintet”. Realizado en base a versiones de mayor envergadura que el primero, incluye tangos de su autoría (Contratiempo, Boricua, Plus Ultra) mezclados con temas muy populares de jazz (Laura, Sophisticated Lady, Lullaby of Birdland).

Editados por el sello Ti-Co, subsidiario de Roulette Co., ninguno de estos dos LPs llamó la atención como para grabar un tercero. Sólo contaron con el atractivo de las orquestaciones experimentales de Piazzolla y la inclusión de músicos de la talla de Al Caiola (guitarra eléctrica) y Chet Amsterdam (contrabajo).

Si bien el resto de los músicos no figura en la etiqueta, un oído experto puede identificar entre ellos al vibrafonista Eddie Costa, ligado en ese momento al quinteto de George Shearing, quinteto muy admirado por Piazzolla.

Descorazonado por la experiencia, abatido por el inútil esfuerzo para imponer su jazz-tango, después de una lucha de casi tres años Piazzolla y su familia se embarcaron en junio de 196 rumbo a Buenos Aires.

Mulligan y “Summit” :

Después de una intensa actividad en su patria -siempre combatida- y numerosas giras por Europa, las ideas de avanzada de Piazzolla culminaron en 1974 al hacer su primer intento de grabar con uno de los notables del jazz: el saxofonista Gerry Mulligan, uno de los mayores exponentes del llamado cool jazz de la Costa Oeste de los EE.UU..

La reunión de ambos músicos resultó explosiva. Para Piazzolla en particular, marcó una etapa definitoria en sus ideas.

Lamentablemente, el disco logró su plena difusión casi veinte años más tarde, después de la muerte de ambos, Piazzolla en 1992 y Mulligan en 1996. Titulado “Summit-Reunión Cumbre” (en la discografía de Mulligan figura como “Summit-Tango Nuevo”), lo integraron siete composiciones de Piazzolla, y una, Aire de Buenos Aires, del propio Mulligan.

Registrado en Milán, Italia, en los EE.UU. pasó casi desapercibido tanto por los amantes del jazz como por los tangueros. Doblemente discriminado, por los jazzeros porque las casas de discos lo colocaron en la sección de “Música en Español”; por los tangueros por incluir un músico de jazz ajeno al tango.

Por otro lado, Piazzolla nunca fue muy admirado por los tangueros tradicionalistas, grupo mayoritario entre los residentes argentinos en los EE.UU..

Piazzolla y Mulligan que luego de esta grabación harían giras juntos durante más de un año, nunca llegaron a hacerlas por los EE.UU.. No obstante, en mayo de 1976, Piazzolla y su Octeto se presentó en el Carnegie Hall de New York en un concierto patrocinado por el gobierno argentino.

Lamentablemente, después del concierto Piazzolla rechazó, al igual que anteriormente habían hecho otros músicos argentinos, una oferta que podría haber sido de oro. No a todo el mundo se le ofrece hacer una gira de tres meses por todos los EE.UU. nada menos que con su ya conocido Gerry Mulligan, y Stan Getz, en ese momento el saxofonista más cotizado del jazz.

¿Por qué la rechazó?

Por una, luego utópica posibilidad de actuar nuevamente en Europa. Una vez más para un músico argentino, la gloria europea era más importante que la gran exposición que ofrece Norteamérica.

Piazzolla y el “Nuevo Tango” :

La década de 1980 sería definitiva para Piazzolla para imponer su tango en los EE.UU.. A ello no le sería ajeno la euforia tanguera que vivía el país con el rotundo éxito de “Tango Argentino” en los escenarios de Broadway. Piazzolla ya no se limitó a conciertos aislados en New York, sino que recorrió el país de costa a costa, ya sea como solista invitado o con su Quinteto.

En mayo de 1981 interpretó su Concierto para bandoneón y orquesta en el Kennedy Center de Washington.

En octubre del mismo año fue invitado al Madison Square Garden de New York para el lanzamiento de un nuevo canal de televisión en español. La transmisión, difundida a 20 países de habla hispana, si bien le dio la mayor visibilidad de su carrera, lamentablemente lo relegó a un segundo plano eclipsado por un par de cantantes de moda.

El hecho no amilanó a Piazzolla. Su deseo de conquistar la plaza creció, sobre todo que en esa época apareció el primer éxito internacional de su música: la grabación por parte de la cantante jamaiquina Grace Jones de Libertango con letra en inglés. Titulado I’ll Never See His Face Again, si bien el disco fue un éxito, Piazzolla manifestó desconformidad con los arreglos.

Después de algunas giras por Europa, en 1986 Piazzolla retornó a los EE.UU. para presentarse por primera vez con su Quinteto. Luego de varias actuaciones aisladas, a fines de mayo es calurosamente aplaudido durante los tres conciertos ofrecidos en el Public Theater de New York.

Durante esta estadía neoyorquina, Piazzolla grabó con el Quinteto el álbum “Tango: Zero Hour – Nuevo Tango: Hora Zero”. Según su propias palabras, “es absolutamente el mejor (álbum) hecho en mi vida entera; dejamos el alma en esta grabación”.

Siempre en busca de expandir su tango, Piazzolla en julio viajó a Suiza para el Festival de Montreaux. Allí se presentó con su Quinteto junto al vibrafonista norteamericano Gary Burton. Posteriormente el concierto fue editado en los EE.UU. en un álbum titulado “The New Tango”.

A partir de esta grabación la música de Piazzolla comenzó a ser llamada en los EE.UU. “new tango-nuevo tango”.

Consagracion en los EE.UU. :

La febril programación de conciertos de Piazzolla en los EE.UU. hizo que a mediados de 1987 se estableciera en New York por una larga temporada, para luego, en agosto, iniciar una gira nacional con el Quinteto. Sus conciertos en Denver y Santa Fe fueron grabados y difundidos por National Public Radio en cadena nacional.

En el ínterin, conoció a la coreógrafa argentina Graciela Daniele que estaba montando el espectáculo “Tango Apasionado”. Basado en dos cuentos cortos de Jorge Luis Borges, Piazzolla aceptó ponerle música. Estrenado en octubre en el Westbeth Theater Center de New York, a la mala recepción de la crítica, de la cual sólo se salvó su música, se sumó la prohibición por parte de la heredera de Borges del uso de sus cuentos. Este hecho dio por terminada la obra.

La partitura, grabada con anterioridad sin los textos por Piazzolla con el Quinteto en el Radio City, fue inmediatamente editada en el álbum titulado “The Rough Dancer And The Cyclical Night – Tango Apasionado”.

El 6 de setiembre Piazzolla con su Quinteto dio el memorable concierto del Central Park comentado al principio de este capítulo. Pocos días después, con la St. Luke’s Orchestra interpretó en la Universidad de Princeton, en New Jersey, su Concierto para bandoneón y orquesta.
Al año siguiente saldría editado en CD.

Luego de un paréntesis para una presentación en París, Piazzolla regresó con su Quinteto a los EE.UU. en abril del año siguiente, 1988, para una nueva gira por varios estados.

En mayo grabó en New York el álbum “La Camorra”, el cual sería el último disco registrado con su Quinteto. Lamentablemente, este disco, junto con “Hora Zero” -editado en LP- y “Tango Apasionado”, tres de sus trabajos más importantes para su penetración en los EE.UU., tuvieron una repercusión muy tardía.

La falta de profesionalismo en la producción de los mismos, más problemas legales, hicieron que muy pocas copias llegar al mercado, hasta que Nonesuch se hizo cargo de los derechos y los editó nuevamente a principios del 2000.

No obstante estos contratiempos, en 1989 las encuestas anuales de la revista de jazz “Down Beat” colocaron a Piazzolla entre los mejores artistas en la categoría “Instrumentos varios”.

En abril de ese mismo año Piazzolla regresó a los EE.UU. para otra gira que culminó en Los Angeles. En esta ciudad, recibió una llamada telefónica de George Greeley, cuya muerte le habían confirmado en 1958. Si bien el incidente quedó sin aclarar, ya había pasado el tiempo para Piazzolla para trabajar en Hollywood. Sus abundantes giras internacionales absorbían todo su tiempo.

En noviembre, voló nuevamente a New York para presentarse en el Lincoln Center con el Kronos Quartet. En abril de 1990 grabó con ellos los temas del concierto. Editado en el álbum “Five Tango Sensations”, sería éste su último disco grabado en estudio.

Febrilmente, ese mismo año Piazzolla comenzó otra gira europea.

Lamentablemente, ésta quedaría inconclusa. Una fatal hemorragia cerebral abatió al infatigable músico. Llevado a Buenos Aires, falleció el 4 de julio de 1992, dejando una marca indeleble en el tango, en un puñado de distinguidos músicos de jazz, y en toda la música contemporánea del siglo XX.

Como broche a su carrera, “Billboard”, la más prestigiosa de las revistas dedicadas a reseñar la actividad musical mundial, en su edición del 6 de setiembre de 1997 calificó a Piazzolla como “el compositor más importante” de la década.

Contrastes:

Ajeno a sus grabaciones y conciertos realizados en los EE.UU., Piazzolla promocionó ambos otorgando numerosas entrevista radiales y presentándose en diversos programas de televisión. Sus charlas sobre su música y las interpretaciones de la misma salieron el aire en varias oportunidades por PBS (Public Broadcasting System), estación no comercial de alcance nacional.

La atrapante y dramática línea melódica de sus composiciones y el sensual ritmo de tango que sabía imprimirles con su bandoneón, conquistó por igual a músicos de todas las tendencias, convirtiéndose en el mayor difusor que tuvo el tango argentino en los EE.UU..

Su influencia se hizo sentir en músicos de jazz del calibre de Chick Corea, Al Di Meola, Al Caiola, Herbie Mann, Paquito D’Rivera, Pat Matheny, Larry Coryel, Phil Woods, etc., amen de los ya nombrados Gerry Mulligan y Gary Burton.

Al decir de Di Meola, lo que más atrajo a estos músicos de la musica de Piazzolla fue el uso de armonías similares a las del jazz.

Tampoco escaparon a su influencia músicos clásicos como Yo-Yo Ma, los integrantes del Kronos Quartet, Gidon Kremer, Emanuel Ax y muchos otros.

Pero así como Piazzolla fue el mayor difusor y promotor del tango argentino en los EE.UU., también fue, aunque inconscientemente, el que le hizo más daño a lo que podría llamarse el cuerpo del tango.

Piazzolla se limitó a difundir solamente su obra, sin importarle el resto del tango, todo el tango. En esto se pareció a los rockeros, que lo único que interpretan son sus temas.

Por esto, quizás, actualmente para el público norteamericano Piazzolla es sinónimo de tango. Cuando piensan en tango, nombran a Piazzolla y a su “nuevo tango”, como si el “viejo tango” no existiera.

Si bien este público nada sabe de Bardi, Arolas, De Caro, Salgán, Discépolo, Mores, Manzi, etc., la triste realidad es que nadie vino a los EE.UU. a ocuparse de ellos. Ni tan siquiera ellos mismos. Ningún músico argentino vino a difundir o dar a conocer a los grandes del tango.

Piazzolla, que dada su repercusión internacional pudo haberlo hecho con éxito, no lo hizo. Sólo se ocupó de propagar su obra.

Por otra parte, si se analiza a Piazzolla como figura del espectáculo y se busca una explicación a por qué fue el único músico argentino que logró difundir el tango, mejor dicho su tango, su “nuevo tango”, en los EE.UU., sólo existe una respuesta que nada tiene que ver con la calidad musical.

El, tanto como los otros importantes músicos que le antecedieron, Fresedo, Delfino, Cobián, Canaro, Gardel y la Maizani, son todos piezas fundamentales del tango por igual.

Pero Piazzolla fue el único que hizo giras constantes por todo el país, el único que insistió y se empeñó en imponer el tango -cosa que consiguió- y el único que otorgó entrevistas a los medios de difusión tanto impresa como oral. ¿Por qué fue el único? No precisamente por su pinta –pinta tenía Gardel–, pero sí por su dominio del inglés, dominio que le permitió entenderse con la gente, hablar de su música y negociar mejor sus opciones.

A esto contribuyó que se movía con soltura en New York. Se entendía con sus habitantes, hablaba -y correctamente- su mismo idioma, cosa que no ocurrió con ningún otro músico argentino. Quizás éste fue el factor determinante para que dejase una firme y duradera impresión entre los músicos norteamericanos al poder intercambiar ideas libremente con ellos.

Al fin de cuentas, el mundo del espectáculo no sólo se mueve con talento. Hay otros factores importantes que a veces lo complementan, reemplazan o superan: tenacidad, empuje, saber moverse, y Piazzolla los tenia.

17
ene
07

Al Di Meola – Tango Suite (Astor Piazzolla)

En el album propiamente dicho ( Al Di Meola Plays Piazzolla)
solo figuran , de la Tango Suite las partes 1 y3,
me atreví a agregar la parte 2,
a fin de completar dicha Tango Suite.

RBerdi

—————————————————————————————–

Al Di Meola

Guitarrista de Jazz de gran categoría. Su estatus como heroe de la guitarra es indiscutible.

Su status como heroe de la guitarra es indiscutible. Un maestro de las cuerdas reconocido y nombrado en innumerables revistas sobre guitarra en las pasadas tres décadas. Di Meola ingresó a la escena musical por primera vez en 1974 con “Return to Forever”, la banda fusión por excelencia de los 70’s.

Se estableció como solista y lider de la banda basado en el propio derecho ganado en una serie de prodigiosos albums y giras durante los 70’s y el comienzo de los 80’s.

Su visión como compositor floreció a través de los 80’s.

Este periodo incluye un par de grabaciones y exitosos tours con John McLauglin y Paco de Lucia en el insuperable grupo de guitarra acústica conocido como “El Trío”.

Al ha permanecido como una fuerza creadora en los 90’s, explorando la música de otras culturas manteniendose fiel al mismo tiempo a sus raices como guitarrista, centrándo su atención en los últimos años en la música latinoaméricana dedicando un LP al tango en la obra “Di Meola plays Piazzolla”.

Nacido en New Jersey, el 22 de julio de 1954, Al Di Meola creció con la música del grupo “The Ventures, Los Beatles y Elvis Presley”.

La batería fue su primer instrumento, pero a la edad de ocho años se cambió a la guitarra. En sus primeros años como adolescente, ya era un guitarrista completo aunque un poco limitado por el estilo de los guitarristas locales.

“Si en los 60’s no tocabas como Eric Clapton, Jimmy Hendrix o Jimmy Page, no eras aceptado en ninguna banda” recuerda Al de sus años en la escuela secundaria en Bergenfield, New Jersey.

“Así que nunca fui realmente aceptado por un grupo de amigos en Bergenfield por que no sabían que hacer con mi estilo. Incluso a pesar de que quise aprender la musica de los Beatles y de The Ventures cuando comenzé a tomar lecciones con mi profesor de aquella época Bob Aslanian, quien además me hizo aprender jazz y bossa nova y un poco de música clásica”.

En 1971, Di Meola ingresó a la Berklee School of Music en Boston, donde también estudió entre otros Steve Vai. En su segundo semestre ya tocaba en un cuarteto de fusión liderado por el tecladista Barry Miles.

A comienzos de 1974 recibió una invitación de Chick Corea para participar en unos ensayos. Después de un fin de semana de ensayos con la banda “Return to Forever”, Di Meola hizo su debut con el grupo en el Carneggie Hall de Nueva York. La noche siguiente tocaron para una multitud de 40.000 personas en Atlanta…desde ahí su estrella ascendió rápidamente.

Luego de tres exitosos albumes de fusion con “Return to Forever” (Chick Corea en los teclados, Stanley Clarke en el bajo, Lenny White en percusión y Al Di Meola en la guitarra) donde ganaron un Grammy por No Mystery y Romantic Warrior, la banda se separó en 1976.

Lo que se tradujo en el inicio de la carrera de Al como solista. Debutó a fines de 1976 con Land of the midnight sun, produciendo hasta hoy 19 albumes y vendiendo más de 6 millones de copias en todo el mundo.
——————

Al Di Meola Plays Piazzolla

From Wikipedia, the free encyclopedia


Studio album by Al Di Meola
Released
1 November 1990
Recorded
September-October 1990
Genre
Jazz fusion
Length
59:54
Label
Atlantic
Producer(s)
Al Di Meola & Hernan Romero
Professional reviews
All Music Guide link
ARTISTdirect link
Al Di Meola chronology
Kiss my Axe(1988)
Casino(1977)
World Sinfonia(1990)

Al Di Meola Plays Piazzolla is a tribute album by
Al Di Meola to the Argentina‘s composer Ástor Piazzolla. 8 of the 10 songs are Piazzolla’s song arranged by Meola.

Track listing:

All songs by
Ástor Piazzolla, except where noted.
Oblivión – 6:01
Café 1930 – 6:13
Tango Suite, Pt. 1 – 8:49
Tango Suite, Pt. 3 – 8:50
Verano Reflections (Piazolla/Meola) – 4:10
Night Club 1960 – 5:44
Tango II – 5:33
Bordel 1900 – 4:30
Milonga del Angel – 3:44
Last Tango for Astor (Al Di Meola) – 6:20

Personnel:

Al Di Meola: Guitars, percussion, pandean pipe, arrangements, vocals.
Chris Carrington: Guitars.
Hernan Romero: Piano, keyboards, charango, vocals.
Arto Tuncboyaciyan: Percussion, vocals.
Gumbi Oritz: Percussion, conga.
Dino Saluzzi: Bandoneon.
Vince Mendoza: String Arrangements.

Link:

http://rapidshare.com/files/12060649/RBerdi_Al_Di_Meola-Di_MeolaPlaysPiazzolla-TangoSuite.rar.html

17
ene
07

" El día que me quieras" y Sus grabaciones

“El día que me quieras” y sus grabaciones :


Por Roberto Selles



http://www.todotango.com/Spanish/gardel/cronicas/el_dia_que_me_quieras.asp




“El día que me quieras tendrá más luz que junio;
la noche que me quieras será de plenilunio
con notas de Beethoven vibrando en cada rayo
sus inefables cosas
y habrá juntas más rosas
que en todo el mes de mayo


Las fuentes cristalinas
Irán por las laderas
Saltando cantarinas
El día que me quieras.”


Desde ya no es que la letra de la canción no le perteneciera, como señala Plaja, sino que se trata de lo que se denomina una paráfrasis.

Al margen de que el título y el tema sean los mismos, poco de Nervo quedó en Le Pera. “El día que me quieras tendrá más luz que junio” decía aquél, y modificaba éste: “El día que me quieras, la rosa que engalana”.

Otras reminiscencias se advierten en los siguientes versos “La noche que me quieras será de plenilunio” (Nervo) y “La noche que me quieras, desde el azul del cielo” (Le Pera). El resto es completamente diferente.

En cuanto a la música, Gardel -cuya última producción autoral es sumamente melódica- componía en 1932, a medias con Marcel Lattes y versos de Le Pera-Battistella, “Cuando tú no estás” y en 1935, “El día que me quieras”. En ambos casos, la estructura de una breve primera parte lenta y una extensa segunda rítmica devela la influencia del, por entonces incipiente, bolero mexicano.

“Te quiero, dijiste” (Maria Grever) o “Perfidia” (Alberto Domínguez) son entre muchos otros, claros ejemplos de esa vieja modalidad. Y si Gardel rotuló a la obra de marras “canción” -no tango, como algunos creen- fue porque el bolero no era aún un género suficientemente conocido internacionalmente.

Por eso la composición no apareció violentada en ninguna de las oportunidades en que fue grabada por cultores del bolero, como Pedro Vargas, Las Panchos, Johnny Albino, Tito Rodriguez, Altemar Dutra y, entre otros, el actual Luis Miguel.

Pero cómo se lo cante importa poco; “El día que me quieras” es, desde su aparición en el filme homónimo, una de las canciones más célebres en todo el mundo occidental.

Y como reafirma Oscar del Priore en su libro “Cien tangos fundamentales”: «”El día que me quieras”, cantada en la película homónima, es el paradigma de la expresión romántica del Gardel intérprete. Y la obra más vigente del binomio Gardel-Le Pera, en términos de difusión internacional.»

Publicado en la revista dominical del diario Crónica.

117 grabaciones de
“El día que me quieras”:

Orquesta Acompañante, Abo Ikuo
Conjunto dir: Esteban Morgado, Adriana Nano
Conjunto Acompañante, Alberto Cortez
Orquesta José Colángelo, Ana Medrano
Orquesta dir: Rubén Pérez Pocho, Antonio Prieto
Orquesta Francisco Canaro, Argentino Ledesma
Piano de Tato Finocchi, Caracol
Trío Carlittos Magallanes, Carlittos Magallanes
Guitarras de Juanjo Domínguez, Carlos Acuña
Orquesta Mariano Mores, Carlos Acuña
Orquesta Terig Tucci, Carlos Gardel
Orquesta Leopoldo Federico, Carlos Gari
Orquesta Acompañante, Carlos Lombardi
Guitarra de Carlos Montero, Carlos Montero
Orquesta Cholo Montironi, Carlos Rossi
Orquesta Salvador Ruiz de Luna, Charlo
Cuarteto Nuevo Siglo Tango, Cristian Mut
Orquesta Roberto Pansera, Edmundo Rivero
Real Tango Ensemble-Dir: Raul Jaurena, Eduardo Nijensohn
Orquesta Jorge Dragone, Enrique Dumas
Orquesta Roberto Pansera, Enrique Dumas
Piano y teclado de Jorge Foscaldo, Enrique Migliarini
Orquesta Armando Lacava, Ester Lucia
Orquesta dir: Oscar Barrios, Eugenio Rigue
Orquesta Osvaldo Rizzo, Fernando Soler
Conjunto Acompañante, Gabriela Fein
Orquesta Acompañante, Graciela Susana
Orquesta dir: Pepe Motta, Guillermo Fernández
Orquesta Acompañante, Haydée Alba
Orquesta Jorge Dragone, Héctor Mauré
Orquesta Roberto Pansera, Horacio Deval
Orquesta dir: Christian Chevalier, Horacio Molina
Orquesta Acompañante, Hugo Del Carril
Orquesta Atilio Bruni, Hugo Del Carril
Orquesta Tito Ribero, Hugo Del Carril
Orquesta Florindo Sassone, Jorge Casal
Bandoneon de Olivier Manoury, Jorge Chamine
Orquesta Acompañante, Jorge Falcón
Orquesta Alberto Giaimo, Jorge Sobral
Orquesta dir: Osvaldo Tarantino, Jorge Sobral
Orquesta Waldo de Los Ríos, Jorge Vidal
Orquesta Edgardo Donato, Juan Alessio
Conjunto Acompañante, Juan C. Barbara
Conjunto Juan Carlos Baglietto, Juan Carlos Baglietto
Orquesta Acompañante, Julio Iglesias
Orquesta Acompañante, Libertad Lamarque
Orquesta Chucho Ferrer, Libertad Lamarque
Quinteto Litto Nebbia, Litto Nebbia
Conjunto dir: Esteban Morgado, Luciana Pestano
Conjunto Acompañante, Luis Miguel
Conjunto Acompañante, Marcelo Álvarez
Orquesta Acompañante, María Graña
Orquesta dir: Juan Carlos Bera, María Graña
Piano de Jorge Calandrelli, María Graña
Conjunto dir: Osvaldo Piro, Mariana Avena
Orquesta dir: Alberto Garralda, Mariano La Salvia
Orquesta de cuerdas José Canet, Nelly Omar
Orquesta Roberto Pansera, Néstor Fabián
Orquesta Jorge Dragone, Néstor Soler
Orquesta Jorge Dragone, Pedro Ortiz
Orquesta dir: Roberto Pansera, Plácido Domingo
Orquesta Acompañante, Rafael Rojas
Sexteto Tango, Raúl Funes
Orquesta dir: Juan Carlos Cirigliano, Raúl Lavié
Conjuto Cholo Montironi, Ricardo Sivina
Orquesta Típica Porteña dir: Raul Garello, Roberto Goyeneche
Conjunto Acompañante, Roxana Fontán
Orquesta Alfredo de Angelis, Rubén Améndola
Conjunto Acompañante, Shlomo Iduv
Bajo de Jean-Paul Celea, Silvana Deluigi
Conjunto Oscar Bassil, Susana Cristiani
Conjunto Acompañante, Susy Leiva
Orquesta Tito Rodríguez, Tito Rodríguez
Trío Los Panchos, Trío Los Panchos
Orquesta Atilio Stampone, Virginia Luque
Conjunto dir: Ricardo Martínez, Walter Yonsky
Armonica de Hugo Díaz y Conjunto, Instrumental
Bandoneon de Rodolfo Mederos y Orq. de Cuerdas, Instrumental
Conjunto de Arcos Antonio Agri, Instrumental
Conjunto Oscar D’Auria, Instrumental
Conjunto Walter Ríos, Instrumental
Cuarteto Chamuyo, Instrumental
Cuarteto Thierry Caens, Instrumental
Duo Flautango (Adorjan-De La Vega), Instrumental
Duo Mauricio Marcelli-Osvaldo Requena, Instrumental
Guitarras de Adolfo Berón, Instrumental
Octeto Académico de Caracas dir: José Carli, Instrumental
Orquesta Alberto Di Paulo, Instrumental
Orquesta Florindo Sassone, Instrumental
Orquesta Héctor Varela, Instrumental
Orquesta Michel Plasson-“Du Capitole de Toulouse”, Instrumental
Orquesta Osvaldo Fresedo, Instrumental
Orquesta Osvaldo Pugliese, Instrumental
Orquesta Raul Di Blasio, Instrumental
Orquesta Santos Fierro, Instrumental
Orquesta Serenata Tropical, Instrumental
Orquesta y coro de París-Sorbonne, Instrumental
Piano de Richard Clayderman y Orquesta, Instrumental
Quinteto Argentino de Cuerdas, Instrumental
Quinteto Astor Piazzolla, Instrumental
Quinteto Buenos Aires-Royal Philharmonic Orch., Instrumental
Quinteto Rodolfo Mederos, Instrumental
Septeto Argentino, Instrumental
Sexteto Mayor, Instrumental
Solo de armónica de Luis Saltos, Instrumental
Solo de bandoneón de Luciano Leocata, Instrumental
Solo de bandoneón de Ryota Komatsu, Instrumental
Solo de guitarra de Víctor Villadangos, Instrumental
Solo de órgano de Mito García, Instrumental
Solo de piano de Emilio de La Peña, Instrumental
Solo de piano de Gerardo Gandini, Instrumental
Teclado de Emilio Picchetti, Instrumental
Trío Adrián Iaies, Instrumental
Trío Antonio Agri-Esteban Morgado-Litto Nebbia, Instrumental
Trío Baremboin-Mederos-Console, Instrumental
Trío Contemporaneo, Instrumental
Trío Miguel de Caro, Instrumental

17
ene
07

Rodolfo ´Cholo´ Montironi – Los Tangos Del Siglo

.
Reportaje a Rodolfo Montironi

Por Hugo Cravero –

La casa del Cholo está detenida en el tiempo.

Mientras esperamos que el maestro nos atienda unas gallinas nos reciben en aquella mañana fría. La “Negra”, su eterna compañera nos hace pasar y nos pide que lo esperemos y el recuerdo nos invade los ojos.

No parece el living de aquel hombre que es aclamado en el mundo entero por su arte, el artista que lo está esperando Fito Páez para grabar unas pistas para su próximo disco o ese que cuando vaya para Francia a mediados de éste año va grabar su nuevo CD.

Juguetes, alcancías, recuerditos de todos lo tamaños, afiches que cuelgan recordando actuaciones en el viejo mundo y una mesa llena de papeles, que denota laburos nocturnos de composición, son el marco de la nota que nos llevó a la casa del Cholo.

De golpe el olor del ambiento nos pone en el pueblo que lo vio al pibe de los Montironi que de chiquito le daba al “fuelle” con el permiso de los padres en los bailes y en las radios. El “Cholo” se está cambiando y nosotros volamos en miles de recuerdos inventados por nosotros, viendo a Paganini de tierra e inmigrante montado en el sueño de ser y a “Rodolfito” de pantalón corto, corbata, gomina y saco.

El tipo no se hizo esperar más de unos minutos. Su camisa de seda verde con dibujos a tono que usa siempre montado en un pantalón de buzo gris. Nos saluda y nos dice que nos esperaba más tarde, lo que era cierto. “Estaba apolillando”, dijo y nos convida con mate cocido.

Nos acomodamos y empezamos a charlar. De todo. De la vida. Del futuro. Del pasado. Del maestro. Siempre con la sonrisa franca y amplia del querido Cholo.

El Urbano – ¿Qué prentedés hacer con la música?. ¿A quién la destinás?

Cholo Montironi – Mi música no es para todo, ni lo pretendo. No busco el aplauso. Sólo ambiciono ser comprendido por las almas que alientan un alto ideal en la vida, a fin de que no se pierda en el vacío la voz armoniosa de aquel que me dicta, desde el mundo encantado del ensueño, mis mejores temas musicales.

El Urbano – ¿Cómo tomás, entonces, el bandoneón?

Cholo Montironi – al bandoneón lo tomo como una hermosa forma de vida… me siento muy feliz tocando éste instrumento tan humilde, que me hizo pasear por todo el mundo, llevando nuestra música por lugares muy remotos que nunca soñé que podría algún día llegar a conocer.

El Urbano – Tu mamá tuvo mucho que ver con vos y el bandoneón

Cholo Montironi – Todo lo que soy o espero ser se lo debo a la angelical solicitud de mi madre. Ella fue quien me regaló mi primer bandoneón cuando yo tenía cinco años de edad.

El Urbano – ¿Y qué se puede expresar con el bandoneón?

Cholo Montironi – Con el bandoneón, sombrío y sagrado, el hombre pudo expresar sus sentimientos más profundos

El Urbano – ¿Cuántos viajes en total?

Cholo Montironi – Siempre me ha gustado yirar, tengo alma de valija. Mi primer viaje a los Estados Unidos con el cantante Alberto Moran en el año 1977. a ese gran país lo visité en ocho oportunidades más. A Europa llevo realizados 58 viajes, también trabajé en Asia (Japón y China) y en África (Argelia).

El Urbano – ¿Hay diferencia entre los públicos de los distintos países que haz visitado?

Cholo Montironi – Yo no encuentro diferencia entre el público Europeo y el nuestro, para ser un buen oyente es necesario haber acostumbrado el oído y la mente, a catar y apreciar toda clase de música.
Por supuesto, nuestro público guata más del clásico tango del 40, en cambio el europeo prefiere un tango vanguardista, el que impuso Astor Piazzola, pero todo es cuestión de costumbre, hábito que se adquiere según el medio en que se vive y la cultura personal.
En el sector público o sea el oyente, está toda la humanidad.

El Urbano – Para vos todos los caminos te conducen a Paris.

Cholo Montironi – La hermosa ciudad de Paris, abrió para mi, como hombre y como músico, el lejano y mágico continente de Europa. Y me facilitó el contacto con la maravillosa gente que allí vive, conocen el alma del músico, las inevitables dificultades de la vida del artista y hacen todo lo posible para disminuirlas y aumentar las alegrías.
Más allá de las fronteras, de las razas y de los límites sociales, esta actividad artística da a los hombres la dimensión de una verdad humana inalterable.

El Urbano – Cholo desde ya gracias por recibirnos.

Cholo Montironi – Bueno, por la gentileza que has tenido de hacerme esta nota para El Urbano. Te ruego quieras aceptar las expresiones de mi cordial agradecimiento.

Yo soy admirador del diario desde hace mucho tiempo y sigo con entusiasmo todas sus notas. Les deseo de todo corazón mil felicidades y el éxito que siempre han merecido y mi apoyo incondicional a la labor de formación y concientización que llevan a cabo.

Mi cordial saludo a los baigorrienses. Este pueblo mío con el que mantengo, a través de muchos años, un largo diálogo de comunicaciones silenciosas y del cual nació mi vocación por el bandoneón, y que adoro con todo mi corazón y estoy orgulloso de él.

Link:

http://rapidshare.com/files/12058776/RBerdi_Rodolfo__Cholo__Montironi-LosTangosDelSiglo.rar.html

17
ene
07

Manuel Buzon – Su Obra – 1942-1943

Manuel Buzon

por
Salvador Otero

Pianista, cantor, director y compositor.(18 de diciembre de 1904 – 14 de julio de 1954)

Más de Buzón:
Música
Partituras

Manuel Buzón nació el 18 de diciembre de 1904, en el porteño barrio de Flores -Méndez de Andes 1831-, siendo sus padres Manuel y Dolores Moreno, ambos inmigrantes españoles.

Cursó estudios primarios en el colegio anexo a la Parroquia de Nuestra Señora de Buenos Aires, dando muestras de su inclinación a la música y al canto, participando en la Scola Cantorum de la Iglesia.

En 1915, el Club Social América organiza un espectáculo en el Cine Teatro Excelsior, donde el niño Manuel Buzón con una compañera interpreta con gran soltura y buenas dotes vocales El dúo de los paraguas. En el mismo espectáculo el niño Elvino Vardaro ejecuta en violín las fantasías Ballets.


Repite en años posteriores actuaciones públicas, como la desarrollada en la Parroquia con motivo de los festejos del 25 de mayo de 1917, donde representa con gran repercusión el juguete cómico-musical “La Risa”.

En 1922 como pianista integra un trío que cultiva música clásica.

En 1924, año en que se recibe de profesor superior de piano y solfeo, ve desde la casa como se levantaban las antenas de la estación LOY Radio Nacional Flores en la calle Boyacá a metros de la Avenida Avellaneda. Esto lo obsesiona y concurre a la emisora a ofrecer su colaboración artística al señor Penella su dueño.

Durante 1925 actúa en dicha emisora como pianista y cantor. En esa época actuaba en la estación con éxito la Orquesta Típica Ziccaro.

En este mismo año también participa de un gran festival en el Cine Varela de la calle Varela 1136 en la que actúan todos los artistas de la LOY, entre los que figuraban el Trío Quiroga – Páez Aranda – Palacios que ejecutan piezas de guitarra y canto nacionales; el actor nacional Federico Mansilla que recita lo más selecto de su repertorio y la señorita Herminia Velich con los últimos tangos acompañada al piano por el profesor Rovelli.

En octubre de este año, la orquesta Buzón acompaña a la señorita
Rosita Quiroga en la grabación del sello Victor No. 79571, donde se escucha el tango “El último cariño” de A. Marengo y el tango “Calla corazón” del propio Buzón.

A principios de 1926, la revista Reflejos resalta de Manuel Buzón, al margen de sus condiciones de chansonier, la calidad de las composiciones de su autoría, destacando sus tangos “Calla corazón”, “La Maestrita” con letra de
J. Martinelli Massa, “Acacia” y el shimmy “Gentil marquesita”.

En julio de 1926, al cumplirse el segundo aniversario de la estación LOY, Manuel Buzón ocupa el cargo de secretario de la Dirección Artística de la Emisora, lo que no le impide actuar en la misma ya sea como cantor o al frente de la Orquesta Típica que integran los maestros
Antonio Sureda, Francisco Gomara y Aurelio Ruiz.

También actuaban en la emisora, presentados por el locutor correntino Lorenzo Vico Torrá, el campeón del fueye Ricardo Luis Brignolo y la cantante de tango Elena Piana acompañada al piano por su hermano Sebastián.

En febrero de 1927 y cuando Buzón era Director Artístico de LOY, Jaime Yankelevich adquiere la emisora que luego sería Radio Belgrano. En este año Buzón estrena su hermoso tango “Cancionero” que canta primero
Azucena Maizani y con el que luego Agustín Magaldi lograra una interpretación memorable.

A principios de 1928, da a conocer su tango Mediodía con letra de
Celedonio Flores. Este tango fue grabado en discos Victor por Alberto Vila, el notable imitador de Gardel en las presentaciones de la “Troupe Ateniense” de Montevideo.

En mayo de 1928 Buzón debuta en el Cine Villa Crespo al frente de su orquesta, de la que es además de director, pianista y chansonier. Integran la orquesta como violinista Ventura Villar, en bandoneones Guillermo Lértora y Héctor Baldi y en contrabajo Agustín Furchi.

En los comienzos de 1929, da a conocer su tango “¡Ufa! … ¡qué secante!”, donde incorpora cierta dosis de humor.

El 29 de mayo de 1929, Buzón parte en el Conte Verde hacia España acompañado por una agrandada orquesta que integran: V. Villar y J. R. Rodríguez en violines; R. Gargiulo, H. Baldi y V. R. Fumagalli en bandoneones y F. Dal Molin en contrabajo. Lo acompaña también el cantor Oscar Carranza (del dúo Mendía-Carranza).

La exitosa tournée de Buzón comienza desde su presentación en la Exposición Internacional de Barcelona y continúa en cada una de sus presentaciones en las distintas ciudades españolas que visita, como la presentación en el Palacio de Oriente ante los Reyes. La orquesta Buzón se presenta el 26 de agosto de 1929 en el Principal Palace de Barcelona, obteniendo un resonante triunfo interpretando: “El entrerriano“, “Pájaro azul” y “Cancionero”.

Dado el éxito alcanzado y los contratos renovados, Buzón amplia su repertorio con nuevas piezas entre las que podemos mencionar: “
Malevaje“, “Alma en pena”, “Mama, yo quiero un novio“, “Piedad“, “La cumparsita“, “Alma tanguera”, “Cachadora“, “Duelo criollo“, “Vayan saliendo”. Los valses: “Cuando llegue el amor”, “Soledad”, “Ilusión”. Las zambas: “Por el camino“, “Tu corazón”. La tonada: “Las margaritas” y la milonga “Idilio campero”.

Actúan también en el Teatro Cómico y en la Radio de Barcelona y graba en la casa Victor bajo la marca “La voz del amo”, la placa Nº AE 2810, con la zamba “La Tupungatina” que cantan Buzón y Carranza y el tango “Cancionero” que canta Buzón. Graba también la placa AE 2811 con la tonada “Las Margaritas” que cantan Buzón y Carranza y el tango “
El entrerriano“, instrumental.
En setiembre de 1929, se despide de Barcelona en el Principal Palace con un gran fin de fiesta.


En octubre de 1929 debuta en la boite Maipú Pigall’s de Madrid continuando su actuacióm en el Real Cinema. Ya en 1930 actúa en el Teatro Principal de Madrid, luego en el Central Cinema de Murcia, en el Central de Alicante y en el Café Central de Cartagena. Concluyendo su exitoso periplo inaugura el monumental Salón Moderno de la Exposición Internacional de Sevilla.

En febrero de 1930, Manuel Buzón se embarca para Buenos Aires con alguno de sus integrantes. Pese al éxito obtenido en Europa y dada la situación económica de nuestro país a su regreso, no encuentra las condiciones para continuar en su exitosa carrera artística.

Durante ese año se dedica a componer y da a conocer “Madrugada”, “Ojos negros” y “Tarde gris”; pero especialmente el tango “Bigotito” con letra de Ismael R. Aguilar y J. Martinelli Massa, que edita la editorial Perroti.

Recién en agosto de 1930 debuta con su orquesta en el Teatro Rívoli de la calle Triunvirato de Villa Crespo.

En febrero de 1931 inicia su actuación radial por las broadcastings LR2, LR9 y LS2 de la programación de Radio Prieto, pasando luego a Radio El Mundo. Se presenta asimismo en el Teatro Marconi de la calle Rivadavia 2230, con el chansonier Teófilo Ibañez, obteniendo ambos un gran éxito con la zamba “Por el camino”.

Además de su labor radial, Manuel Buzón y su sexteto típico coreado se presenta todos los días en el Bar – Billares “Río de la Plata” en Gaona 1114 esquina Parral.

El 17 de agosto de 1931 el diario “Jornada” organiza un programa artístico frente a su sede de la Avenida de Mayo que retrasmite Radio Prieto, y que tiene por objeto entretener al público allí congregado para escuchar por megáfono el relato de la pelea de nuestro “torito” Suárez con Rossi.

Se inicia el acto con la presentación de la orquesta Buzón que interpreta los tangos “Buen amigo” y “El entrerriano”; luego el vals “La serenata de ayer” cantando Teófilo Ibañez y cierra su actuación con el tango “Bigotito” cantado por Osvaldo Moreno.

En setiembre de 1931 debutó Buzón con su orquesta en la famosa audición auspiciada por el vino Toro de Radio Prieto. En el mismo programa actúan: Virginia Vera (la reina de las rancheras) y sus guitarristas hermanos Rodríguez,
Amanda Ledesma con los guitarristas Canattaro y Pedretti, Teófilo Ibáñez con las guitarras de Barone, Barbieri y Lynch, Charlo con las guitarras de Besada, Alonso y Arrieta y el Trío humorístico Gedeón.

En marzo de 1932, en el espectáculo “El tango porteño” que se ofrece en el Teatro Nacional y que versa sobre la historia de nuestra canción a través de su evolución musical, se presenta la orquesta de Manuel Buzón encarnando el tango de hoy (estamos en 1932).

El tango de ayer, antes del bandoneón (así reza el afiche) esta representado por la orquesta de la Guardia Vieja organizada por Juan Carlos Bazán y compuesta por: Ernesto Ponzio, Enrique Saborido, José Luis Padula, Juan Carlos Bazán, V. Pecchi, E. J. Muñecas, A. Palavecino, E. Aspiazú, E. Arbal, D. Pizarro y F. Polonio.

En abril de 1932 actúa en LS4 Radio Porteña y LS9 La Voz del Aire. En mayo de este año ameniza en el Teatro Onrubia de la calle Victoria esquina San José, el primer gran sorteo de cupones de los cigarrillos “Caranchos”.


En junio del mismo año actúa en LR4 Radio Prieto en programas auspiciados por el vino Toro donde se presentan los lunes, miércoles y viernes compartiendo el programa con el dúo Gómez-Vila. Los martes, jueves y sábados compartían el programa Adhelma Falcón y el dúo Corrao Triay.

En octubre de 1932 se inicia la Gran Programación radio – teatral desde el Monumental, donde actúan: la orquesta de Buzón (con la incorporación de
Alfredo Gobbi en el violín) y los cantores Osvaldo Moreno y Félix Gutiérrez; la orquesta típica Caló con su cantor Carlos Dante; Nelly Omar con los guitarristas Canattaro y Pedretti; la típica infantil Favero, cuatro precoces músicos y el niño cantor Enrique Santillán; el Trío Gedeón con sus parodias cómicas; Adhelma Falcón con los guitarristas Aguilar, Barbieri y Riverol; Mario Pardo su conjunto de guitarras y la pareja de baile Domínguez – Espeche; el cuarteto Cobián con Juan C. Cobián al piano; Ignacio Corsini y las guitarras de Pagés, Pesoa y Maciel y la orquesta de Julio de Caro con su cantor Rodríguez Lesende.

La orquesta Buzón actúa en noviembre de 1932 en LR9 Radio Fénix y debuta en diciembre de ese año en el Cine familar Villa Crespo de la calle Triunvirato 835 de esta ciudad.

A principios de 1933 se realiza en el Luna Park un concurso para determinarlos mejores tangos del año. El diario Crítica realizó el escrutinio en marzo de 1933 y la votación dio el siguiente resultado: primer premio (pesos 3.000) “El mareao” de Julio de Caro; segundo premio (pesos 1.000) “Octavio” de Octavio Portela Cantilo; tercer premio (estímulo) “Después hablamos” de Manuel Buzón; cuarto premio (estímulo) “El tábano” de Baliatti y Ginza.

La fiesta destinada a consagrar los ganadores se realizó en el Teatro Onrubia, donde también se realizó la primera semifinal de bailarines del Primer Campeonato Nacional de Tango con la participación de los campeones de Nueva Pompeya, Vélez Sarsfield, Parque Patricios, Boca y Barracas.
En marzo de 1934 actúa en Radio París y en diciembre de ese año incorpora al cantor Roberto Zheman. En 1935 debuta en LS9 La Voz del Aire con una gran orquesta integrada por los siguientes músicos: J. C. Horiasol, M. Fernández, D. Loria, A. Vázquez, J. Ferreyra, F. Mancini, A. Ruiz, A. Marraccini, J. Corleto y el cantor Roberto Delmar.

La orquesta estrena el tango del maestro director Viejo penar y pasa a actuar en octubre en LS1 Radio Municipal, pero con el cantor Oscar Carranza.

En 1936 actúa en LS10 Radio Callao y Radio Municipal. En junio incorpora como cantor a Amadeo Mandarino que venía desempeñándose en el cuarteto Melodía. En 1937 siempre con Mandarino actúa en LR4 Radio Splendid y en Radio Rivadavia.

En 1938 la orquesta Buzón actúa en los carnavales de los bancarios de Bahía Blanca.

Manuel Buzón continúa su labor artística por el interior del país hasta que reaparece en 1942 por Radio El Mundo. Durante este año da a conocer la milonga “Mano brava” con letra de Enrique Cadícamo y el tango “Al cerrar los ojos” con letra de César Vedani.
En 1943 continúa su labor en Radio El Mundo, presentándose en los años posteriores esporádicamente, como por ejemplo en los carnavales de 1947 en el Club Haedo Juniors de esa localidad.

Entre los años 1942 y 1943 graba numerosas placas en discos Odeon.

Manuel Buzón falleció el 14 de julio de 1954 dejando una página invalorable en la historia de nuestra música popular.

Hizo del tango un culto y bregó aquí y en el exterior por difundir la esencia pura del tango argentino. Inspirado compositor, de gran aptitud evocativa, será recordado como uno de los eslabones que unió dos períodos inigualables de nuestra música ciudadana.

Originalmente publicado en:Músicos de Tango en los Barrios, seis.Interjuntas, 1997.

Link:

http://rapidshare.com/files/12068197/RBerdi_Manuel_Buzon_-_1942-1943.rar.html


17
ene
07

Adolfo Carabelli – Su Obra en la RCA – Vol. 02 – 1931-1932

Adolfo Carabelli

Ya hemos puesto nota y link correspondientes a la

Orquesta Adolfo Carabelli – Su Obra en la RCA – Vol 01 -1931-1932

http://rapidshare.com/files/11027630/RBerdi_Orquesta_Adolfo_Carabelli-SuObraEnLaRCA-Vol.01-1931-1932.rar.html

Vol.02-1932-1933.rar.html
-



Publicaciones

enero 2007
L M X J V S D
« dic   feb »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Archivo Blog

Blog Stats-desde 10-08-2008

  • 758,248 hits

Desde 20-08-2008

http://musicarberdi.wordpress.com/2008/08/01/tango-rberdi-el-diario-2tango-rberdi-el-diario-2/


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.