14
feb
07

Roberto Mancini: Entre mates y tangos con Roberto Mancini

-

Mi sencillo homenaje a un muy buen cantante.
RBerdi


Entre mates y tangos con
Roberto Mancini
http://cablemodem.fibertel.com.ar/robertomancini/pagina1.html


Por José Pedro Aresi

http://www.todotango.com/spanish/main3.html

Estoy en el coqueto barrio de Martínez, muy cerca de Buenos Aires, y Roberto Mario Brandy Mancini -tal su nombre real- me recibe en su casa, con el fraseo de “El pescante” como fondo.

- Enseguida, se vuelca por entero a su otra pasión: el mate. Con la habilidad adquirida en largas ruedas tenidas en el país y en otros muchos rincones del mundo, sostiene el mate en una mano, mientras con la otra acaricia la pava que utiliza para verter agua sobre la verde ilusión, empeñado en transformar la yerba en vernáculo elixir.

Así, entre mates y tangos, iniciamos un diálogo que Roberto hizo fácil. Sensible e intimista, se brinda por entero a contarme sus vivencias.

«Nací en Buenos Aires el 15 de septiembre de 1938 en la calle Bernardo de Irigoyen 350, con vista al obelisco, en el barrio de Montserrat.

«Mi mamá, María Esther Mancini y mi padre, Mario Brandy, tuvieron dos hijos, Alicia y yo.

Mis recuerdos comienzan a partir de los 6 años, cuando me mudo al barrio de San Cristóbal, a la calle Sarandi 854.

Tenía como vecino al genial Fidel Pintos, con cuyo hijo Luisito -hoy médico- compartía mis juegos de purrete.

«Mamá me contaba que en su juventud, en su barrio de Villa Urquiza, estudiaba piano en el conservatorio “Weber” y pasaba por su casa Roberto Goyheneche, (pianista, compositor y director) el autor de “Pompas de jabón“, a quien le entusiasmaba entrarle al piano, ejecutando ambos, a cuatro manos, algunos tangos. Así, me fui introduciendo en la magia de su música.

«A los 9 años pude tomar contacto con dos muchachones de la barra de los mayores, que paraban en la esquina de mi cuadra. Ellos eran Ricardo Mensa y Alfredo Sturnino, el primero hincha de
D’Arienzo y el segundo de Troilo.

Iban todas las noches a milonguear y ganaban trofeos constantemente. Yo era entonces un “gurrumín” que quería hacer mérito con ellos y me aprendía las letras de los tangos para que me calificaran. De esta manera arranqué como cantor aficionado.

«A mí me gustó desde muy pibe, actuar y cantar. Comencé a estudiar en el Teatro Infantil Labarden y en el Teatro Infantil Juancho, de Salvador del Priore, precisamente tío de
Oscar del Priore.

Tuve como maestro de canto a Eduardo Bonessi, quien también enseñó a Carlos Gardel.

«Participé en muchos concursos y a los 14 años gané uno en Parque de los Patricios, organizado por “El Gitano Poco Pelo” De La Rúa.

Obtuve como premio un contrato en Radio Argentina, precediendo la actuación de Aldo Campoamor, a quien observaba de contínuo pues admiraba su profesionalidad frente al micrófono. Después, en otro certamen realizado en el “Tango Bar”, logré como lauro, actuar en la orquesta de Manuel Musta.»

- En el momento que Roberto detiene su relato para cambiar la yerba del mate, le preguntamos acerca de que recuerdos guardaba de su paso por la orquesta de
Miguel Caló.

«El primero de todos es el del día en que Cacho Fontana anunció, a la platea de Radio El Mundo, el debut de un jovencito de 17 años en la orquesta del maestro
Miguel Caló.

Sentí entonces una gran emoción al interpretar el tango “Mariposita“, de Aieta y García Jiménez.

Luego vinieron los viajes a Brasil. Me acuerdo que iniciamos la temporada actuando en el Jockey Club de Belho Horizonte con gran suceso.

En esta gira Miguel presentó una orquesta de 32 músicos y junto a ellos actué por primera vez frente a las cámaras, en el Canal 13 de TV Río. También es imposible olvidar que con Caló grabé mi primer disco y que al escucharlo desde un Winco (bandeja giradisco para discos 78 rpm), me produjo una extraña sensación, mezcla de placer y emoción, que aún hoy no puedo describir.

«Tentado por maravillosas oportunidades de giras y presentaciones, dejé la orquesta de
Caló y me incorporé a la de Juan Sánchez Gorio con quien continué actuando en Radio El Mundo.

Luego, seguí con Ricardo Pedevilla en el cabaret El Avión de la Boca, con Ángel Domínguez en Radio Splendid y con el conjunto de Romero-Spinelli volví a Radio Argentina.

Actué además en muchísimos locales, como el Palacio Güemes, el Monumental de Flores, la confitería La Armonía y tantos otros sitios que sería muy largo enumerar.»

- Le pedí, después, nos cuente algo acerca de su paso por el cine.

«Yo había formado un conjunto folklórico al que le puse el nombre de “Los Bonaerenses”, integrado por casi todos cantantes de tango y en el cual los arreglos musicales y vocales estaban a mi cargo.

Por él pasaron Tito Landó, Osvaldo Ramos (en ese entonces Osvaldo De Santis), Luis Rivera, el guitarrista Norberto Pereira, Horacio Casares, Oscar Ferrari y Héctor Darío.

Conjuntamente con los primeros cuatro intérpretes mencionados, actué en la película “Los viciosos”, protagonizada por Jorge Salcedo y Graciela Borges, bajo la dirección de Enrique Carreras, estrenada el 25 de octubre de 1962.

«Al año siguiente de intervenir en “Los viciosos”, tuve la oportunidad de incorporarme a la orquesta del maestro
Alfredo De Angelis y actuar junto a quien hoy sigue siendo mi amigo, Juan Carlos Godoy.

Debuté en el “
Glostora Tango Club“, el programa más escuchado en esa época, interpretando el tema de Enrique Delfino y Alberto Ballestero, “Dicen que dicen“.

El 25 de julio de 1963 grabé el tango “Carta para René” e inicié con la orquesta un tiempo de numerosas giras nacionales e internacionales.

«En 1964, debutamos en Colombia, en la emisora “La voz de Cali”, de la cadena radial Todelar, donde precisamente conocí a Mercedes, la mujer que hoy es mi esposa.

Con la orquesta viajamos luego a Ecuador y, en la ciudad de Guayaquil, me desvinculo del maestro De Angelis y regreso a Bogotá, junto con el ya empresario Raúl Iriarte, para continuar mi carrera como solista.

«Haber actuado con
Alfredo De Angelis, me brindó la oportunidad de conocer distintos países y tener amigos del tango por doquier; además de haber podido intervenir en el Glostora Tango Club, un grato y cálido recuerdo imposible de olvidar.

«Tengo tres hijos. Dos mujeres, Liliana Patricia -que ya me regaló dos nietos- y María Isabel, ambas nacidas en Buenos Aires; en tanto el único varón, Mario, vio la luz en Cali, Colombia, tierra por la cual guardo un infinito cariño.

«Soy un compositor incipiente, con mediano entusiasmo, pues, considero que todo lo mejor ya existe. Tengo tres milongas: “La oficina”, con Carlos Marchese, “Sociedad de Responsabilidad Limitada”, con el recordado actor Ubaldo Martínez y “La milonga celestial”, con Ángel Greco. Además, el vals, “De la primaria” con Ángel Vilar y Jorge Moreira y un tango, “Pasión imposible”, con Néstor Remón.

«También conduje una audición de tango por Radio Argentina y de ella rescato un episodio del cual nació el apodo de “El Tata” para el gran
Floreal Ruiz, al que hasta entonces le decíamos “El Gallego”.

Se llamaba El Rincón de los Artistas y un día, cuando ya estábamos en el aire, le dije a Alberto Palazón, mi compañero de programa: “¿Sabés quién viene mañana a la audición?… “El Tata””. “

¿Y quién es “El Tata”?”, me preguntó sorprendido Palazón. Y entonces, muy suelto de cuerpo le respondí: “Floreal Ruiz”.

«En ese entonces, junto a otros grandes del tango,
Floreal y yo actuábamos precisamente en el local “El Rincón de los Artistas”, de Álvarez Jonte y Boyacá, homónimo a mi ciclo radial. Esa misma noche, todos, colegas y público, lo comenzaron a llamar “El Tata” y así, se incorporó el cariñoso sobrenombre a su enorme figura.»

- Mi último requerimiento es acerca de sus proyectos.

«Simplemente estoy abocado a grabar, no obstante que son muchas, laspiezas que tengo ya editadas. No he descansado desde el año 1956, cuando grabé “Quedémonos aquí” con Miguel Caló, en un disco 78 rpm.

Luego vinieron los larga duración y, más tarde, los discos compactos. El último es de mayo del 2003 y lo grabé acompañado en guitarras por el conjunto de Hugo Rivas.»

He escuchado varias veces este compacto titulado “Volvió una noche” y siempre me hace revivir -gracias a esa voz cargada de nostalgias de pescante, trote y cadeneros- recuerdos lejanos que avanzan como sombras y recorren senderos del tiempo pasado.

- Al marcharme, desde la puerta de su coqueto chalet, me saluda con sus dos manos en alto, mientras musita con disimulada emoción: «¡Gracias por el honor!»

-

About these ads

0 Responses to “Roberto Mancini: Entre mates y tangos con Roberto Mancini”



  1. Dejar un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Publicaciones

febrero 2007
L M X J V S D
« ene   mar »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728  

Archivo Blog

Blog Stats-desde 10-08-2008

  • 751,330 hits

Desde 20-08-2008

http://musicarberdi.wordpress.com/2008/08/01/tango-rberdi-el-diario-2tango-rberdi-el-diario-2/


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: